By 12 de enero de 2022

Las judías verdes pueden parecer un alimento básico típico en las cenas nocturnas. Sin embargo, lo que tal vez no conozcas son los beneficios para la salud que ofrecen las judías verdes. Al parecer, reducen el riesgo de enfermedades cardíacas, ayudan a controlar la diabetes, proporcionan un impulso al sistema inmunológico y contribuyen a la eliminación de los radicales libres dañinos.

Estas judías, repletas de nutrientes, son una excelente opción dietética baja en calorías, ideal para adquirir posiblemente vitaminas y minerales sin añadir ningún kilo no deseado.

¿Qué son las judías verdes?

Las judías verdes son miembros de la familia de las judías comunes, Phaseolus vulgaris, y son una parte popular de las dietas en todo el mundo. Hay ligeras variaciones en la judía: pueden tener diferentes formas, colores (incluso púrpura), y con diferentes nombres, incluyendo judías francesas, judías finas, judías verdes,etc.

Las judías verdes son una hortaliza versátil que crece en muchos climas diferentes. Esto las ha convertido en un alimento popular y mundialmente reconocido. Aunque se han popularizado en muchos platos americanos y europeos, también se cultivan ampliamente en Asia y África. Aparecen en una amplia gama de platos culturales y ofrecen beneficios para la salud a personas de todo el mundo. Se pueden cocinar de diversas formas, como judías verdes asadas, salteadas, en escabeche, etc.

Tipos de judías

Las judías verdes se dividen en dos categorías: «judías de asta» y «judías de arbusto».

  • Las judías de asta tienden a trepar como vides, requieren sistemas de apoyo para crecer adecuadamente y son ligeramente más lentas en alcanzar la madurez.
  • Las judías de arbusto están más cerca del suelo, no necesitan soporte y tienen un ritmo de desarrollo más rápido, lo que significa que algunos agricultores y cultivadores pueden tener más de una cosecha de judías de arbusto en una sola temporada.

Aunque muchas «judías comunes» comparten atributos similares, son únicas y se eligen según las propiedades individuales que ofrece cada una de ellas. Las judías verdes son la opción favorita en muchas culturas por la variedad de vitaminas, nutrientes y propiedades beneficiosas que contienen.

Estas deliciosas judías pueden ser bajas en calorías y grasas y no contener colesterol. El contenido en fibra puede ser alto, y estas judías también pueden aportar parte de las necesidades diarias de proteínas. También pueden ser una fuente fácil de adquirir vitaminas como la A, C, K, B6 y ácido fólico. En cuanto a los minerales, las judías verdes pueden ser una buena fuente de calcio, silicio, hierro, manganeso, potasio y cobre.

Beneficios de las judías verdes para la salud

Además de ser versátiles y deliciosas en muchas preparaciones culinarias, las judías verdes pueden aportar una gran cantidad de nutrientes.

Reducir las enfermedades del corazón

Las judías verdes pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades del corazón debido a sus altos niveles de flavonoides. Los flavonoides son antioxidantes polifenólicos que se encuentran habitualmente en frutas y verduras. Los sujetos de prueba con altos niveles de flavonoides experimentaron resultados antitrombóticos, previniendo los coágulos de sangre en las arterias y venas. Las enfermedades cardiovasculares, los infartos de miocardio y los derrames cerebrales suelen estar causados por la actividad trombótica, por lo que la incorporación de judías verdes en la dieta puede ayudar a mitigar algunas de estas afecciones.

Controlar la diabetes

Un estudio sobre alimentos vegetales realizado en el Instituto Central de Investigación Tecnológica de los Alimentos de la India afirma que las judías verdes son una de las verduras de las que se sabe que tienen una influencia hipoglucemiante definitiva en los pacientes con diabetes. La diabetes es una enfermedad que requiere el mantenimiento constante de los niveles de azúcar en sangre en un nivel normal para que el cuerpo pueda realizar las tareas necesarias. Los reguladores naturales de la diabetes son escasos, por lo que la conexión de las judías verdes y otras plantas similares con el control o la prevención temprana de la diabetes es una gran noticia para que muchos puedan controlar y prevenir la enfermedad.

Reforzar la inmunidad

Es bien conocida la posible presencia en las judías verdes de varios antioxidantes que refuerzan el sistema inmunitario. Los antioxidantes son compuestos beneficiosos para nuestro organismo que buscan los peligrosos radicales libres, con la intención de eliminarlos de nuestro sistema antes de que puedan causar enfermedades o daños en los tejidos.

Las judías verdes pueden ser una buena fuente de carotenoides y flavonoides. Los carotenoides que se encuentran en las judías verdes contienen antioxidantes como el betacaroteno y la luteína. Los flavonoides contienen antioxidantes básicos como la quercetina y el kaempferol, pero también otros como la catequina y la epicatequina. La catequina puede asociarse a la reducción de la gravedad de los accidentes cerebrovasculares.

Regular la función digestiva

El alto contenido de fibra de las judías verdes también puede tener un impacto positivo en el sistema digestivo, facilitando el proceso digestivo y promoviendo los movimientos intestinales, lo que puede disminuir la tensión en las paredes del intestino.

Si mantenemos suficiente fibra en nuestra dieta, podemos aliviar ciertos problemas digestivos como el estreñimiento, las hemorroides, las úlceras y la enfermedad de reflujo ácido. Estas afecciones pueden ser desde irritantes leves hasta potencialmente mortales, y la cantidad de fibra que consumimos es un elemento clave en su prevención. En una ración normal de 110 gramos de judías verdes, se puede obtener el 15 por ciento de la cantidad diaria recomendada de fibra. Son una de las pocas verduras que pueden facilitar el buen funcionamiento del estómago.

Las judías verdes pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades del corazón debido a sus altos niveles de flavonoides.

Ayudar con la fertilidad y embarazo

Según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard, el consumo de alimentos saludables como las judías verdes y las calabazas puede aumentar la fertilidad, ya que estos alimentos son una fuente de varios nutrientes.

Las judías verdes pueden ser una gran fuente de ácido fólico, que puede desempeñar un papel clave en varios procesos internos, pero ninguno es más importante que la protección de los bebés en el útero. Los niveles de ácido fólico en el cuerpo de una mujer son vitales para el desarrollo normal y saludable del feto. Las judías verdes pueden ser una forma fácil y deliciosa de mantener altos los niveles de ácido fólico y asegurar un bebé sano y feliz.

Otros beneficios:

Cuidado de los ojos: Los carotenoides que se encuentran en las judías verdes pueden prevenir la degeneración macular y también pueden prevenir cualquier estrés en el funcionamiento interno del ojo.

Mejora la salud ósea: Las judías verdes pueden ser abundantes en vitamina K, calcio y silicona. Estas vitaminas y minerales pueden ser vitales para prevenir el deterioro de los huesos y la osteoporosis.