By 11 de noviembre de 2021

Aunque las alcachofas se consideran comúnmente como verduras, la parte de la alcachofa que se come es en realidad el capullo de una flor antes de que florezca. Después de la floración, la alcachofa se convierte en una sola flor de color púrpura, pero la mayoría de ellas se cosechan para comer antes de llegar a ese punto.

Las alcachofas que se encuentran en las tiendas de comestibles o en los mercados agrícolas son redondas y están cubiertas de hojas puntiagudas. Cuando se cocinan al vapor, las alcachofas tienen una textura tierna y un sabor dulce y terroso que las convierte en un excelente complemento para salsas, así como en un perfecto aperitivo independiente.

La alcachofa es originaria de la región mediterránea.  La alcachofa fresca suele encontrarse entre los meses de febrero y junio o entre septiembre y diciembre, cuando la planta está en temporada.

Beneficios para la salud

Las alcachofas se citan con frecuencia como un superalimento, en parte por sus altos niveles de antioxidantes. Los estudios muestran una serie de beneficios probados y potenciales para la salud de las alcachofas.

Control de la presión arterial

La presión arterial alta, o hipertensión, puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Un estudio demostró que el zumo de hojas de alcachofa ayudaba a regular la presión arterial en personas con hipertensión leve. Aunque los estudios aún están en sus primeras etapas, los investigadores creen que los altos niveles de potasio en las alcachofas pueden ser un factor que contribuye a este efecto.

Reduce el colesterol

Los primeros estudios sugieren que el extracto de hoja de alcachofa puede ayudar a reducir los niveles de colesterol. Sin embargo, dado que las investigaciones sobre estos efectos han sido limitadas y el tamaño de las muestras era relativamente pequeño, las alcachofas aún no se recomiendan como tratamiento para el colesterol alto.

Salud del hígado

Unos pocos estudios pequeños han demostrado que la alcachofa puede mejorar la función del hígado en personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico. Aunque todavía no hay datos sobre su efecto en la enfermedad del hígado graso alcohólico, hay pruebas de que el extracto de hoja de alcachofa puede contribuir a la salud general del hígado.

Nutrientes por ración

La alcachofa es una verdura muy nutritiva que puede añadirse fácilmente a su plan de comidas semanal. Una alcachofa mediana tiene:

  • Calorías 60
  • Grasa: menos de 1 gramo
  • Sodio: 120 miligramos
  • Carbohidratos 13 gramos
  • Proteínas: 4 gramos

Además de ser un alimento sin grasa y bajo en sodio, la alcachofa también es rica en nutrientes clave, como

  • Potasio
  • Fibra
  • Vitamina C
  • Magnesio

Con tantos nutrientes ricos en un alimento bajo en calorías, las alcachofas son un tentempié fácil o una sabrosa guarnición para la comida principal.

Cómo preparar la alcachofa

Preparar una alcachofa fresca puede resultar intimidante si nunca lo has hecho antes, pero es fácil una vez que le coges el truco. Enjuaga la alcachofa y corta el tallo. Abre un poco los pétalos y cuece la alcachofa al vapor entre 30 y 40 minutos.

Una vez que la alcachofa se haya cocido al vapor, tienes varias opciones para comerla. Algunas personas optan por pelar los pétalos de la alcachofa y comer sólo el centro, o «corazón». Sin embargo, algunos de los mejores nutrientes se concentran en las hojas. Para obtener todos los beneficios para la salud, puedes arrancar las hojas de la alcachofa y raspar la parte carnosa con los dientes.

Puedes encontrar recetas en Internet sobre diferentes formas de condimentar las hojas de alcachofa para hacerlas aún más deliciosas. La alcachofa y el corazón de alcachofa también pueden comprarse en lata o en frasco para utilizarlos como ingrediente en salsas, pasta o salteados.